top of page
Buscar
  • Foto del escritorXPand

DESCUBRE los patrones de comportamiento en tu constelación de familia



La terapia psicoespiritual es el camino express para descubrir los patrones de comportamiento en tu constelación familiar.

Una constelación sirve para clarificar patrones repetitivos que impiden nuestro crecimiento sano en distintas áreas de la vida y orientarnos en el presente de manera más creativa y sana. Con el mismo propósito la terapia psicoespiritual traza un mapa emocional para sanar tanto situaciones de la familia biológica o adoptiva, como de la familia actual, por ejemplo, si se quiere trabajar la relación de pareja.


Con la terapia psicoespiritual se pueden abordar grandes asuntos como la enfermedad, la muerte y la sexualidad, en todas sus dimensiones. Algunos ejemplos de problemas que se pueden tratar son: muertes tempranas de algún miembro de la familia, enfermedades, divorcios o separaciones, migración, hechos de guerra, ruina económica, síntomas físicos o psicológicos, dificultades para conseguir dinero, pareja o trabajo, etc.


Es importante tener en cuenta que no podemos resolver temas que tocan a cada miembro de la familia, por ejemplo, es frecuente que queramos el bien de nuestros seres queridos y ayudarles haciendo el trabajo por ellos. Esto no es posible, ya que sería un desorden del amor. En cambio, se puede trabajar nuestro lugar en esa relación y frente a asuntos determinados, respetando el destino de nuestros seres queridos.


¿Qué acciones son necesarias hacer para sentirnos fuertes y orientados hacia la vida, sin implicarnos en los problemas de nuestros seres queridos o entre nuestros seres queridos?

un enfoque sano y express orientado a la solución de un conflicto


Al entrar en un estado acrecentado de consciencia a través de la terapia psicoespiritual, podemos ver con claridad el origen de un conflicto o dolencia desde un enfoque de causa-efecto. Un malestar se da en relación con hechos, emociones y comportamientos en un contexto determinado, el contexto influye en los factores. Cuando hablamos de causas sistémicas en la familia nos referimos a la relación entre las partes que configuran el todo.


Desde una perspectiva de observador, si me cambio de lugar, no veo de la misma manera, igual que cuando me cambio de asiento en el cine, o si me limpio un poco de juicios y resentimientos, me doy cuenta de que echo de menos a mi padre. Somos un actor de nuestra vida que puede ser visto por nuestro observador interno, y este por otro observador… y así hasta encontrar nuestra paz o vernos un poco menos distorsionados y de una forma más real.


Todos nos contamos una historia de nuestra biografía, es importante ver cómo nos contamos lo que nos va pasando, y cómo configuramos la narrativa de lo que somos o no, de lo que nos hicieron o no.


Puede ser una gran sorpresa darse cuenta de los contextos familiares para comprender, perdonar y reescribir nuestra historia. “Te veo”, “Ahora puedo ir a mi futuro con fuerza”, “Te dejo ir”, “Gracias”. Esta nueva narrativa tiene el efecto de producir movimientos amorosos, de paz y fuerza en todas las personas implicadas.


27 visualizaciones0 comentarios
bottom of page